Papa Francisco: Evangelizar en la calle y no desde un balcón gritando el nombre de Jesús

Calificó esto como “ambiciones peligrosas, alienantes, destructivas”, y subrayó que “el Señor, frustrando estas expectativas, protege a los hombres, impidiendo un desastre anunciado”. 

Para el Santo Padre, este pasaje es “realmente actual”, ya que también hoy “la cohesión, más que la fraternidad y la paz, se basa a menudo en la ambición, en los nacionalismos, la  homologación, en estructuras técnico-económicas que inculcan la persuasión de que Dios es insignificante e inútil”.

Además, remarcó que esto no ocurre “porque se busca un algo más de saber”, sino sobre todo “por un algo más de poder”. Esta es, según el Pontífice, “una tentación que impregna los grandes desafíos de la cultura actual”. 

Por ello, aseguró que “se puede anunciar a Jesús sólo habitando la cultura del propio tiempo”.

Deja una respuesta